Métodos de estudio para un examen

A continuación, te voy a mostrar una serie de métodos de estudio y recomendaciones de como estudiar para un examen. Estos métodos de estudio te serán de buena ayuda si eres estudiante o estas preparándote para algún examen. Nunca bien mal saber como estudiar mejor y prepararte para el examen. ¿Quien no ha tenido que estudiar alguna vez?

Como concentrarte para estudiar mejor

Métodos de estudio

Los estados de ánimo, la manera de enfrentar el estudio, son claves en el éxito del propósito. El psicólogo Bernabé Tierno, deja bien claro en «Los mejores métodos de estudio» como la «posibilidad de éxito o de frustración, en el estudio o en cualquier otro tipo de actividad, siempre va a ser resultado del estado de ánimo».

Existen muchos métodos de estudio para concentrarte a la hora de estudiar, pero debes seguir una serie de consejos para ser productivo cuando tengas un examen:

Duerme como corresponde

Es el primero de los seis consejos para concentrarte a la hora de estudiar. Ya que es imposible concentrarse, retener más memoria, sin un buen y reparador descanso. Jamás debes estudiar hasta la madrugada, ya que puede hacer que muchos recuerdos resulten difusos.

Divide y dominarás

Nadie puede conservar enormes cantidades de datos, de fórmulas o fechas, sin dividir cada parte en horas frecuentes. Lo ideal es que se cuantifique el estudio, buscar ciertos patrones comunes y concentrarte en lo esencial.

Los sonidos del silencio

La gran parte de la gente cree que es imposible estudiar sin un mínimo de silencio, ya que los distrae el ruido de los demás. Es muy habitual en las bibliotecas universitarias encontrar filas y filas de chicos con tapones en los oídos.

Desconecta cada poco

Nadie, oye bien lo que te digo, nadie puede estudiar más de una hora sin perder ni un minuto la concentración. Tienes que cortar cada cierto tiempo. Sal a dar un pequeño paseo por la casa o el patio para volver a la carga. Con la mente mucho más clara y habiendo podrás acomunar muchos más datos.

Utiliza colores en el texto

El viejo truco que todo el mundo aprendió en el colegio, por si no lo recuerdas es el de separar los datos más relevantes en pequeñas secciones para evitar el abatimiento y sobrellevar mejor las memorizaciones.

Tal vez 500 palabras sobre Napoleón puedan parecer intolerables, no tanto si subrayas 10 palabras con los datos más relevantes.

Centrarse en un tema

Y para concluir, se debe decir que es sumamente importante juntar la información de una temática y eludir la mezcla de asignaturas o mezclar las que son más comunes.

Tal vez, lo mejor sea Historia y Matemáticas, ya que no se asemejan en nada, no son compatibles, pero Historia del Arte e Historia si lo son, pues son muchos datos, fechas, mucha información, y puede llegar a mezclarse y confundir.

Métodos de estudio en época de exámenes

Las épocas de exámenes traen de cabeza a los alumnos o estudiantes, pero como para todo, hay métodos de estudio que las hacen más llevaderas.

Escribe a mano en una hoja

Escribe en un papel lo que vas a tratar de estudiar para retenerlo más rápidamente. Las investigaciones hechas sobre el tema afirman que el hecho de escribir genera la realimentación del cerebro, dando lugar a una memoria motora que hace que sea más posible recordar la información a largo plazo. La mecanografía o la grabación de voz propia no poseen el mismo resultado. Así que, aunque le lleve más tiempo estudiar, es lo mejor que puedes hacer.

¡Muévete!

Aunque no lo parezca, el lugar en el que vayas a estudias también puede generar diferentes efectos en los estudios. Si has estado estudiando en tu habitación, vete a la mesa de la cocina o desplázate hasta la biblioteca. Puede ayudarte a conservar la mente despejada, además de optimizarla.

Prueba con la meditación

Se encuentra científicamente demostrado que la meditación mejora los resultados de los exámenes: un estudio reciente de la Universidad de California, en Santa Bárbara resumidamente, confirma que la gran parte de los alumnos universitarios optimaron su capacidad de cara a los exámenes gracias a la meditación, mientras que otro estudio supo demostrar que los estudiantes que meditaban antes de una conferencia lograban mejores calificaciones en el test que se hacía tras la dicha conferencia que los estudiantes que no habían meditado. Durante las semanas previas al examen, has de tratar de sentarte en silencio y concentrarte, haciendo respiraciones pausadas durante unos 5 minutos al día, por la mañana y por la noche, para optimar la concentración y aclarar la mente.

Tómate un respiro

Estudiar más no precisamente quiere decir que se estudia mejor: los estudios han sabido demostrar que hacer un descanso cada 10 minutos para caminar puede ayudar a mejorar la concentración hasta dos horas más tarde.

Consejos previos al examen

Cuando tú te presentas a un examen, pretendes demostrar tu capacidad sobre un tema a tratar o de hacer ciertas actividades. El examen es la bese de la evaluación o el juicio que se tiene en el curso de estudio.

Existen muchas condiciones medioambientales, inclusive tus propias actitudes y condiciones, que suelen influir en como tú te desempeñas durante los exámenes. A continuación, les dejaremos algunas sugerencias o consejos para los exámenes que te serán de mucha ayuda al momento de ir a rendir a una mesa de examen:

Ve ya listo para el examen y llega temprano

Lleva todos los materiales que creas necesario, como por ejemplo varios lápices y/ o lapiceras, calculadoras, diccionarios, reloj y, sobre todo, suficientes hojas.

Esto te ayudara a tener todo a mano y a poder concentrarte en la tarea, para ello lo ideal es permanecer muy confiado.

No debes:

  • Olvidarte de recordarte a ti mismo que estás preparado y que todo saldrá bien.
  • Permitirte ponerte ansioso, si notas que estas algo ansioso antes o durante la mesa de examen, hace varias respiraciones lentas y profundas para relajarte.
  • Hablar con otros estudiantes antes de una prueba, la ansiedad también se contagia.

Siéntate cómodo pero atento

Busca un buen lugar para hacer el examen. Asegúrate de que tú tienes el espacio suficiente para trabajar. Mantiene una postura derecha en el asiento.

Hace una revisión previa al examen en caso de que no sea cronometrado: Usa un 10% de tu tiempo de lectura leyendo todo el exactamente cuidadosamente. Marca los términos claves y decide como administraras tu tiempo. A medida que lees las preguntas, escribí breves apuntes indicando ideas que puedes usar más tarde en las respuestas.

Planifica la respuesta a las preguntas sencillas primero y las más difíciles después

Contesta las preguntas del examen en un orden estratégico. Las últimas, deberían ser las más difíciles. Las medias son las que son un poco más largas o difíciles de explicar que las primeras.

Consejos durante el examen

En esta ocasión, lo que haremos es darte algunos buenos consejos para que durante el examen te sean de ayuda.

Examen

  • No vayas con el tiempo muy justo a ese examen, tampoco vayas con mucho tiempo de anticipación, ya que puedes llegar a ponerte nervioso ante la espera, los comentarios con los demás comentarios, entre otros.
  • No te olvides de ir al baño antes de entrar al examen, eso te permitirá estar un poco más tranquilo y relajado durante el examen.
  • Antes de entrar al aula, fíjate de tener todos los materiales que podrías llegar a necesitar para este.
  • Una vez que ya estés en aula, ocupando un lugar, te entregaran el papel del examen, usa el tiempo sabiamente, no te atrases demasiado en cada pregunta, si hay una que no comprendes, la dejas a un lado, y sigues con otra, cuando termines con las que sí sabes, vuelve a las que te quedaron sin resolver y dedícales el tiempo necesario.
  • No te pongas nervioso, respira profundamente y suéltalo lentamente, te tranquilizara.
  • Tienes que pensar que tú estudiaste y que ese es el momento de demostrar todo lo que sabes y que en cuando pasen esas horas, estarás liberado.
  • Lee cada una de las preguntas cuidadosamente, a veces la respuesta está en la pregunta.
  • Busca claves en tu examen. La gran parte de las veces hay respuestas escondidas en preguntas anteriores o respuestas anteriores.
  • Usa diferentes estrategias para los distintos tipos de exámenes, como son los objetivos o de discusión.
  • Antes de entregar tus hojas, fíjate bien y revisa cada una de las preguntas cuidadosamente, evitando las faltas de ortografía.

Como estudiar mejor con métodos de estudio – Puntos clave

Técnicas de estudio

  • No te conviene estudiar si te encuentras con hambre, pero tampoco es bueno estudiar enseguida de haber acabado de almorzar o de cenar. Busca el momento justo. Lo ideal sería entre las cuatro de la tarde a las 8 de la noche.
  • Trata de que el lugar en donde vas a estudiar este bien iluminado y ventilado.
  • Cuida bien de tus notas o apuntes, procura que estén todos al día, que no te falte nada a la hora de estudiar, para no distraerte llamando o enviando mensajes a tus amigos o compañeros de colegio.
  • Cuando tengas que leer un texto, lo ideal sería que hagas una lectura general y que luego subrayes lo más importante, es decir, haz un resumen. De este modo la información va a ser más fácil de retener.
  • Trata de irte a dormir más temprano, así rendirás mejor durante el día. Si estás cansado, será más complicado estudiar una lección.
  • Estudiar completamente solo es lo mejor. Si lo haces en grupo la distracción será segura, al menos que se sepan organizar de manera correcta y responsable.
  • La iluminación debe ser muy buena y por la izquierda, si es que eres diestro. Por ejemplo, es una buena idea tener una lámpara con una bombita azul de 60w. El resto de la habitación debe tener una luz tenue.
  • Estudia en tu pieza. No en la cocina ni en el comedor. Si no tienes un lugar en la caza, busca la biblioteca de tu ciudad que te quede más cerca.
  • ¿Porque se dijo que la habitación debe estar ventilada? Esto se debe a que las neuronas se tienen que oxigenar y si la habitación esta en esa condición. Estarás más relajado y a su vez te facilitara el estudio de la información.
  • Busca una mesa limpia, despejada de todo aquello que pueda distraerte. Para que no te sofoque el silencio, puedes poner una radio con música que no conozca. Lo ideal es que sea en otro idioma. Puedes poner la TV en un canal extraño que no te guste. Esto es solo para que no te distraigas con el silencio mismo.